Los senderos del Señor

Artículo del Sacerdote Juan Carlos López Martín para periodicorociero.es

Queridos hermanos, en estos días tenemos que proclamar: Dios nos ama , nos quiere de verdad como padre nuestro que es, con amor de predilección, frente a la indiferencia religiosa que circula en nuestros días, digamos basta ya , nuestra tibieza por las cosas de Dios , sea nuestra virgen que nos traiga el rocío del cielo, que empape nuestra vida con los dones celestes de este pastor , que apacienta el rebaño, su brazo nos reúne , nos toma en brazos y nos hace recostar , viene a salvarnos del pecado.



Dios tiene mucha paciencia con nosotros, Dios nos ha hecho activos y espera nuestra cooperación, Dios cuenta con nosotros y espera mucho de nosotros. Esperemos la venida del Señor, un cielo nuevo y una tierra nueva en que habite la justicia, así Dios nos pide que nos encuentre en paz con el, tiempo para la conversión del corazón, con la frecuencia del sacramento de la penitencia, donde se borran y perdonan los pecados, encuentro con la misericordia del padre Dios y se nos ofrece la salvación del cielo, para ser santos e inmaculados, irreprochables en el amor.

Es de la mano de la inmaculada virgen de las Marismas, nos ayuda a preparar con nuestras buenas obras a Cristo que viene a rescatarnos de pecado y del mal. En nuestra conversión tenemos que ajustar nuestra vida al proyecto de Dios (quitemos el orgullo, olvido de Dios, vanidad e insolidaridad, de poner nuestro corazón en las cosas y no en Dios y en las personas), tenemos que convertirnos, mucho tenemos que convertirnos para recibir a Cristo.



Que siempre nos acompañe la Santísima Virgen María, nuestra madre inmaculada del Rocío, Madre de la espera y del silencio. Ella, que más que ninguna otra criatura supo acoger humildemente la voluntad de Dios, permitiendo así la obra de la Redención, sostenga la oración, las obras y la auténtica y permanente renovación del Cuerpo eclesial en la santidad.

Juan Carlos López Martín
Párroco de Méntrida y Arcipreste de Escalona