Estrechando lazos



"En las desventuras comunes se reconcilian los ánimos y se estrechan las amistades". (Miguel de Cervantes)

De un tiempo a esta parte, parece como si hubiera entrado una marea de incertidumbre y agobios entre amigos y amigas a los que quiero muchísimo. Las palabras no tienen soluciones para muchos de sus problemas, pero sé que alivian el dolor y la preocupación y sobre todo consuelan. ¡Ojalá yo tuviera soluciones para ellos y para mí, cuando me hace falta! Pero las mareas, lo mismo que suben, bajan. Así que tranquilos.

Una de mis frases más repetidas es que nos pongamos en las manos de la Virgen del Rocío, porque entiendo que en esas manos se puede encontrar lo que nosotros no seríamos capaces de dar nunca. Y en esas manos está toda la gente a la que yo quiero: mi madre, mi hermano, mi sobrino, mi familia, y mis amigos que también son mi familia porque los he escogido yo desde el momento que Dios me los fue poniendo en el camino y me dio la opción de elegir a unos o a otros.

No os desaniméis, al contrario: tenéis el principal motivo para estar contentos siempre. ¡Estamos en sus manos y esas manos están llenitas de alegría! Y yo sé que lo que Ella tiene para todos es bueno.

Y si no... Mirad sus manos y veréis cómo se os escapa una sonrisa.

Francisca Durán Redondo
Directora de periodicorociero.es